Fiesta de Todos los Santos en Sicuani creencia del hombre andino

Fiesta de Todos los Santos en Sicuani Creencia del hombre andino que se extiende desde Cajamarca y Candarave de la región Tacna abarcando así todo el ande peruano.

Estoy seguro de que alguna vez se preguntaron lo siguiente ¿Qué significan cada una de las ofrendas que hacemos a los fieles difuntos?

La llegada de las almas en todos los santos a este mundo

La creencia dice que en la fecha de 01 de noviembre a las 12:00 en punto del medio día la energía de la tierra baja por el lapso de un segundo, y que en ese momento las almas de los difuntos que están en la otra dimensión regresan a la tierra aprovechando ese segundo de debilidad.

Es costumbre en el ande peruano que repiquen las campanas a las 12:00m.d. en los templos y en las capillas porque están llegando las almas d ellos difuntos.

Los difuntos a manera de procesión entran por los cementerios y buscan su cuerpo, es allí donde esperan a sus seres queridos y/o familiares.

Anteriormente en Sicuani y otros lugares se creía que el alma del difunto llegaba en tren y es por eso que se esperaba en las afueras de la estación de tren que es en la Av. Grau. En la actualidad lo hacen en los cementerios de o en las casas de los familiares.

Cuando el difunto llega a su tumba y no encuentra algún familiar que lo esté esperando, va a la casa del familiar, pues la comunicación es a gran velocidad, la velocidad del pensamiento y a esa velocidad ubica a sus familiares.

En la casa de los familiares encuentra un tómbolo de color negro, el cual lo ponen habitualmente en una mesa, del cual se cree que da sombra al difunto, pues el difunto llega cansado, agitado, sofocado, de hambre y de sed.

Sobre el tómbolo se suele encontrar las ofrendas (bizcochuelos, panecillos, frutas, cebolla madura y florecida con toccoro, caña de azúcar, y comida que prefería en vida el difunto).

Cuentan que el difunto sube a la mesa sobre el tómbolo (tela negra) y coge la corona que generalmente está hecha con flores silvestres y lo usa como abanico para darle frescura aromática, luego le da sed y comienzan a sacarle la esencia de las frutas de la ofrenda para con ello calmar la sed que tienen.

Cabe recordar que no es el único que llega ese día, llega acompañado de los demás seres queridos que partieron al más allá, entre ellas también las almas olvidadas.

Como es de suponer llegan también de hambre y comienzan a sacarle la esencia, el sabor de la comida que le ofrendaron los familiares. Que por cierto es la comida que preferían cuando estaban vivos.

En caso de que sean varios los difuntos que llegan, y no alcanza la comida ofrendada, las almitas van a la cocina y rebuscan las ollas y empiezan a sacarle también el sabor y la esencia de la comida y que por este hecho la comida se fermenta. El hombre andino no reniega de que la comida haya fermentado, más bien entiende que eran varios los difuntos que los visitaron y que hicieron esperar poca comida y por eso comieron todo lo que había en la cocina.

Luego de haber calmado su sed y su hambre las almitas descansan. Durante la noche de todos los santos los familiares reciben la visita de amistades y vecinos a los cuales les convidan de las ofrendas, panecillos, bizcochuelos, etc.

Se cree que es un acto simbólico que los seres vivos coman de las ofrendas, pero quien en realidad lo reciben y sacan la esencia son difuntos ya hasta las almas olvidadas que los acompañaron.

Los difuntos juntan todo lo que encuentran en las ofrendas. Al día siguiente, día 02 de noviembre, los familiares hacen celebrar una liturgia para los seres queridos ya difuntos, allí asisten también las almitas y dan gracias a Dios por que es un momento en el que pudieron reencontrar con la familia. El agradecimiento es por parte de los difuntos y por parte de los que están con vida. Y llega a ser un encuentro entre Dios, los hombres y los difuntos.

Al medio día en la mayoría de los casos llevan la comida favorita del difunto al cementerio para despedir a las almas, y que luego comparten con las personas que visitan al difunto.

Cuando se les ofrece la comida a los visitantes vivos, la comida es sin sabor porque la esencia lo sacaron los difuntos.

Poco antes de las 12:00m.d. y es una despedida muy triste, porque todos los familiares de esta vida hacen orar con una persona humilde, ya sea niño y anciano por que se dice que ellos son los preferidos de Dios. Y a este es que le entregan todo lo que está sobre el tómbolo. Todo esto en nombre del difunto.

Retorno de las almas según la creencia del hombre andino

Al llegar las 12:00m.d. todas las almitas tienen que retornar, se juntan en el cementerio de manera ordenada para la partida de vuelta a la casa de Dios. Pero a veces las despedidas son muy tristes y sobre todo de las almitas que dejaron hijos menores en este mundo. Pero al final también se integran al grupo de las almitas para su retorno. Todos los difuntos parten cargando las ofrendas que le ofrecieron sus familiares en la tierra.

El planeta tierra ya no tiene otro momento de debilidad y como la que tiene al medio día del 01 de noviembre que dura solo un segundo.

Entonces ahora solo les queda irse por un camino difícil y despiadado.

El significado de las ofrendas a los difuntos en la fiesta de todos los santos.

  • Primero. Llegan a un río de sangre, el cual ellos no pueden pasar ya que las almas no pueden pasar por las aguas ni por sangre ni algún tipo de líquido. En esta ocasión aparecen los perritos que tuvieron en vida ofreciéndoles la espalda y hacerlos pasar de una orilla a la otra del río de sangre. Pero las almitas que no tuvieron perrito en vida, o algunos que maltrataron a sus perritos, no tienen la lealtad de sus mascotitas. En este caso se abre las coronas que pusieron en sus ofrendas, abriéndose en forma de barcos para que las almas puedan cruzar el rio de sangre.
  • Segundo. Inicia la caminata por una hermosa pradera hasta llegar a las faldas del volcán incandescente.
  • Tercero. El volcán incandescente es imposible de cruzar así nada más, por el calor que emite, entonces sacan los caballitos de las ofrendas, estos caballos ofrecen su lomo y les ayudan a pasar al otro extremo del volcán en galope. Algunos que no tuvieron caballito en las ofrendas pedirán ayuda a sus perritos para esta tarea y si el difunto no tuvo perritos, pedirá ayuda a su gatito.
  • Cuarto. Cuando las almitas terminaron de rodear el volcán incandescente se ponen a descansar al otro extremo, se refrescan y beben agua del toccoro, de la caña de azúcar, los cactus y campanillas silvestres que se vuelven cántaros de agua. Comen y comparten la comida que llevaron para su travesía de retorno.
  • Quinto. Ahora les toca recorrer un pantano enorme sin camino trazado, en esta ocasión sacan de las ofrendas las palomitas, que les guiarán desde el aire el camino, y usarán también la caña de azúcar para usarlos como bastón hasta cruzar el pantano.
  • Sexto. El camino que toca recorrer ahora es un acantilado que mientras avanzan se hace muy estrecho y con el peligro de caer hacia los espíritus malos que están en el abismo que tratarán de llevarse a las almitas. Es ahora donde sacan las t’ant’a wawas  o turkus y se ponen al borde del abismo haciendo un cordón cual soldados, defendiendo a las almas y protegiéndolos para evitar la caída de las almas. Pelean y luchan a muerte con los malos espíritus que moran en el abismo.
  • Séptimo. El trayecto de hace oscuro, en este momento sacan las velas de las ofrendas y los usan como iluminarias y postes de luz que les permite avanzar y llegar al final de su largo trajinar.
  • Octavo. Al llegar al final del camino se puede divisar una luz blanca, entonces la luz blanca es el inicio del cielo, en esta ocasión sacan los panes escalera o pan trenzado que al colocar hacia la luz blanca se  convierten en escaleras o graderías que permitirán que las almitas suban al cielo hasta la morada de nuestro creador.

Esta es Fiesta de Todos los Santos en Sicuani Creencia del hombre andino, las almas llegan tranquilos y felices de haber visitado a sus seres queridos y se despiden hasta el 1 de noviembre del próximo año.

Les comparto un video en la cual una maestra canchina nos narra las costumbres de Sicuani y el ande peruano en la fiesta de todos los santos.